Las surferas lo parten!


Con motivo del día internacional de la mujer queríamos dedicar el post de esta semana a todas ellas.paige-alm
Hace apenas un par de años, el mundillo del surf se despertaba con una de esas noticias que trascienden a los medios fuera del género.
Un nuevo record de altura en olas surfeadas a nivel mundial.
La ola de Peahi, en Hawaii, se replegaba en nuestras pantallas, dejando la figura de un surfista deslizándose por su garganta de más de 18 metros de altura.
No era la primera vez que alguien sobrevivía a esta ola, comúnmente conocida como “Jaws”. Pero esta vez, la silueta era la de una mujer.
Paige Alms hacía historia a los 27 años.
Los periódicos la coronaron reina de los mares, y se aprovechó el momento para resaltar la escasez de mujeres que se atrevían a adentrarse en este tipo de olas.
Y es cierto: hay muy pocas. Pero también son pocos los hombres que se atreven con estos monstruos. Estamos hablando de un reto no apto para cualquiera, que consiste en entrenamientos de fuerza y mente, en dominar la apnea y perder el miedo a una masa de agua tan grande. Sólo unos cuantos persisten y, desde luego, sólo unos cuantos lo consiguen.
El hecho, es que la hazaña de Paige marca un hito no sólo en la historia del surf, si no en el de todas las mujeres.
Y es que por cada Paige surfeando “Jaws” hay cientos de mujeres intentándolo cada día, de las que no se habla y no se tiene noticia, pero que llegan a un line up en el que los hombres parecen estar asentados. En menos tiempo y con menos facilidades, se han posicionado en el mejor de los picos.
Y esto, amigos, es una ilustración de la realidad social hasta nuestros días.
Ya rompieron lanzas en su día atletas como Stephanie Gilmore, 6 veces campeona del mundo. Y antes que ella, muchas otras, leyendas como Rell Sunn, la primera mujer socorrista de Hawaii, contribuyente a la creación del surf profesional femenino, y que en 1982 ocupaba el primer puesto en la clasificación profesional a nivel internacional.
Pero son las miles de surfistas anónimas las que componen el motor que mantiene esto en marcha.
Hace no mucho la revista Vice consideraba el surf como “probablemente el único deporte realmente igualitario”.  Y es que las chicas han demostrado su nivel más que de sobra en la alta competición. Mientras algunos pros masculinos imprimen una potencia exagerada en sus maniobras, vemos como el surf femenino es, en un gran número de ocasiones, un surf más controlado,  más técnico. Y más estiloso.1456778576016
A pesar de todo esto, seguimos encontrándonos historias como la de Silvana Lima, 8 veces campeona de surf de Brasil, que se encontraba sin patrocinador por no resultar “suficientemente atractiva”. Silvana ha fichado recientemente por un gigante de la industria después de haber puesto en evidencia a las marcas del sector por despreciarla por su físico y denunciar abiertamente que sólo se esponsoriza a las chicas si además de surfistas son también modelos.
Silvana construyó toda una campaña en torno a esto ¿Podemos culparla? Que tire la primera piedra el que escuche hablar de una chica surfista y no le venga a la cabeza una imagen en bikini de un culo perfecto con el pelo suelto y cargando su tabla en la cabeza.  Todavía, a día de hoy, en una búsqueda relacionada con el surf femenino Google nos devuelve titulares como el ranking de Playboy de las 10 Surfistas más sexies.
Nos queda camino por recorrer,  pero ya lo estamos superando ¿verdad?
Al final, a quien le importa que exista el surf femenino o masculino: nos importa que exista el surf.
Simple Surfing Simple Living.